miércoles, 18 de febrero de 2015

Strogonoff de pollo

El origen de esta receta se remonta a finales del siglo XIX en Rusia. El nombre del plato es en honor a un miembro de la familia Stroganov. 

En principio, era un plato que se preparaba con carne de ternera, pero con el paso de los años, sufrió modificaciones y hoy en día hay strogonoff de ternera, cerdo y pollo, como el que os traigo hoy. 

Después de haber probado varias recetas de strogonoff de pollo, ésta es la que más nos ha gustado, así que la comparto con vosotr@s. La verdad es que es un plato delicioso, el pollo queda buenísimo y muy jugoso.





INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

Un kilo de pechuga de pollo.

Una bandeja de champiñones frescos laminados.

Dos pimientos verdes.

Dos cebollas.

Dos dientes de ajo.

Vino blanco.

250 ml de caldo de pollo.

Un yogur blanco.

Pimentón dulce.

Cominos molidos.

Curry.

Perejil.

Sal y pimienta.

Aceite de oliva.

PREPARACIÓN:

Cortamos a trozos no muy pequeños las pechugas de pollo. Las ponemos en un bol, las salamos y les añadimos una cucharada de pimentón, una pizca de pimienta, un poquito de curry y una pizca de cominos molidos. Lo removemos muy bien para que la carne se impregne con las especias y reservamos.



A continuación cortamos las cebollas a rodajas, los pimientos a tiras. Laminamos los ajos.



En una sartén amplia ponemos un buen chorro de aceite. 



Cuando empiece a calentarse echamos los trozos de pollo. Dejamos unos 10 minutos que se doren, retiramos y reservamos.



En la misma sartén echamos las cebollas, los pimientos, los champiñones bien lavados y los ajos. Salpimentamos. Dejaremos hasta que esté toda la verdura bien pochada.



Cuando veamos que está ya todo bien sofrito, añadimos un chorrito de vino blanco. Removemos y dejamos unos 6 ó 7 minutos.



Ahora agregamos la carne de pollo. 



Y seguidamente el caldo de pollo, el yogur y un puñado de perejil picado.



Mezclamos todo muy bien y dejaremos a fuego medio unos 40 minutos. Debe quedar con muy poco líquido, más bien espesito.





Acompañamos con lo que más nos guste, yo he puesto patatas fritas.





¡Y a comer!