sábado, 28 de febrero de 2015

Musaka griega

La musaka o moussaka, tiene su origen en el Medio Oriente y los Balcanes. La versión griega, que es la que os traigo hoy, es un poco  diferente y se ha hecho muy popular. Consiste básicamente en berenjenas y carne y como ya sabéis que me gustan mucho las berenjenas, este plato me encanta. 

Hay muchas formas diferentes de hacerla, pero ésta es muy fácil y queda riquísima, así que aquí os la pongo:










INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

Dos berenjenas grandes.

Medio kilo de carne picada de ternera (también podéis usar de cordero).

Una cebolla.

Tomate triturado.

Brick de bechamel.

Vino blanco.

Azúcar.

Aceite de oliva.

Tomillo.

Sal y pimienta.

Ajo en polvo.


PREPARACIÓN:

Primero lavamos y cortamos las berenjenas a rodajas y las ponemos en una fuente con bastante sal y dejamos aproximadamente 30 minutos. Luego las enjuagamos y secamos.



Picamos la cebolla y la pochamos en una sartén con un chorro de aceite.



Añadimos la carne picada.



Vamos moviendo y dejamos que se vaya haciendo. Cuando veamos que está cogiendo color, añadimos un chorrito de vino blanco, subimos el fuego y dejamos que se evapore un poco.



A continuación añadimos el tomate triturado, unas 20 cucharadas aproximadamente.



Y tomillo, sal y pimienta, ajo en polvo, todo esto al gusto, y una cucharadita de azúcar. Ponemos a precalentar el horno a 180/200 grados.



Dejamos que se haga muy bien el sofrito y mientras freímos las rodajas de berenjenas. 

Una vez fritas todas y listo el sofrito,  en una fuente apta para horno, vamos colocando capas de berenjenas y sofrito. 




Acabamos con una capa de berenjenas y cubrimos con la bechamel  y queso rallado al gusto.





Gratinamos hasta que veamos que el queso está fundido y servimos. ¡Delicioso!!!